RUTAS EN AVILA
 

RUTA CELTA - EL RASO

 

 

Como novedad respecto a otras rutas celtas en Europa, incluye un recorrido de Arqueoturismo celta, que permite visitar los principales castros y verracos de los vettones en sus paisajes originarios de inolvidable belleza.Para ello se ha previsto un interesante itinerario por los principales castros vettones de la provincia de Ávila.

Entre los castros seleccionados se incluyen los de mayor interés y mejor señalizados y acondicionados: El Castro de las Cogotas, el Castro de Ulaca, El Castro de la Mesa de Miranda y El Castro de el Raso.

El Raso

Junto a ellos, se recomienda la visita a algunos “verracos” o esculturas de toros y cerdos que marcaban y protegían los poblados y prados de los vettones, entre los que destacan los conocidos “Toros de Guisando”.

La finalidad de esta idea es que la exposición de los Celtas y Vettones, permita conocer y familiarizarse con los castros y los paisajes celtas originarios, conservados en parajes de singular belleza.Este turismo arqueológico, unido al disfrute del medio ambiente natural y a la buena gastronomía y la hospitalidad de las áreas rurales, permite disfrutar de un turismo cultural de la más alta calidad.


Estas visitas pueden iniciar otra serie de itinerarios célticos previstos por España y Portugal y por el resto de Europa. En el patio del Palacio de los Guzmanes -Torreón de Múxica (o de los Guzmanes)- se pueden consultar itinerarios con mapas y fotografías alusivas a los principales lugares de la cultura celta de la Península Ibérica y de toda Europa.

EL CASTRO DE LAS COGOTAS

Este es, quizás, el más conocido de los castros vettones. Está situado en el término de Cardeñosa, al norte de la ciudad de Ávila. A él se llega por la carretera N-403 en dirección a Valladolid; a 8 Km de Ávila se toma un desvío en dirección oeste de la carretera y, después de recorrer 4 Kms, se llega al pie del cerro ocupado por el castro. Situado a 1.156 m de altura, se conoce desde 1876 y fue excavado por J. Cabré en los años 1927 – 1931.
Oferce un doble recinto amurallado, el interior reforzado con bastiones de gran espesor. Al exterior se conservan restos de una línea de piedras hincadas para dificultar el ataque. El recinto interior protegía una serie de casas apoyadas en la muralla, que debieron corresponder a las elites del poblado. El recinto exterior, situado al sur, se dedicó a ferias de ganado y actividades artesanales, como fraguas y alfarerías. Sus 15 Ha de superficie se calcula que albergarían unas 250 personas.

En el exterior del castro, a unos 250m de la muralla, se extendía una extensa necrópolis en la que se hallar



Atención Si quiere que su establecimiento aparezca en esta sección, no dude en ponerse en contacto con nosotros

[Su publicidad aquí]