RUTAS EN AVILA
 

La Vega del Escobar

18 Km.

La Vega del Escobar se sitúa en pleno centro del Aravalle. Como su nombre indica, es la vega del río Aravalle, hereditaria de antiguas leyendas sobre “sangrientos combates en la época de la reconquista, que la convirtieron en un terreno estéril y baldío”. Lo cierto es que esta vega, plagada de escobas, no es más que el lecho de un antiguo río, del que nos quedan como recuerdo más palpable, millones de rollos pulidos y redondeados por el agua, durante miles de años. En tiempos ya más recientes, servía como descansadero a pastores y reses que transitaban en trashumancia por el cordel ganadero que la atraviesa, el del Puerto de Tornavacas al Puerto del Pico y a los agostaderos de las sierras de Gredos.

DESCRIPCION

Esta ruta comienza en el pueblo de Umbrías, llamado así por su clara orientación nortiza, expuesto a las condiciones climáticas más desfavorables en el periodo invernal.


Para llegar a este pequeño pueblo, tomaremos la carretera C-110 desde Barco de Ávila, en dirección Plasencia. A los 4 km, veremos una salida señalizada a la izquierda, que nos llevará dos kilómetros más allá, a dicho pueblo. La Canaleja, La Retuerta y La Venta, son los pueblos por los que pasaremos, antes de llegar a Umbrías.


Al lado del bar Martín y de una regadera de agua, daremos comienzo a la ruta (WP 1). Justo enfrente tenemos una carretera en subida que nos llevaría a los pueblos de Casas de Maripedro, y al más lejano, La Nava. Comenzamos subiendo, después de una curva a derecha y otra a izquierda, y a unos 500m del comienzo, tomamos un camino a la izquierda. Al fondo a la derecha, podemos ver el pueblo de Casas de Maripedro.


Continuamos por este camino, en la misma dirección, sin tomar ningún desvío. A los 800m aproximadamente, el camino que llevamos desemboca en otro que cruza de izquierda a derecha. Continuamos por la derecha (WP 2). La calle por la que veníamos ha ido girando a la derecha, y en el km 1´2 (WP 3) nos encontramos un desvío a la derecha. Continuamos de frente, en una corta bajada, cruzando un pequeño arroyo. El camino sigue al otro lado, en fuerte subida, con algo de piedra suelta. En el km 1´7 (WP 4), el camino gira a la derecha, y a la izquierda vemos una senda entre grandes piornos. Continuamos por ella. Unos 80m más adelante, salimos a un pequeño claro, rodeados de vegetación y de árboles. Buscaremos por la derecha una salida a otro claro, en el que enseguida veremos un camino de doble rodada que sale en ligera bajada por la izquierda. Bajamos por el camino unos 400m entre vegetación, sobre todo robles y escobas, en un tramo muy agreste, hasta encontrarnos a la derecha, casi de frente, con la esquina de una vieja pared de piedra que delimita un prado (WP 5). De frente veremos una estrecha calle, muy cerrada de vegetación, intransitable. Giramos a la izquierda, hacia otro claro, y al fondo vemos una mancha de pinos entre la vegetación. Nos dirigiremos hacia ella, bajando unos 30m por el claro, hacia la derecha, encontrándonos de nuevo con un camino de doble rodada, que nos lleva a bordear el pequeño pinar por la derecha. Nada más pasar los pinos y en bajada, el camino gira a la izquierda. Unos 300m más abajo, el camino termina en un claro abierto, húmedo, encharcado casi todo el año, y tapizado de hierba siempre verde. Hemos salido al Cordel Ganadero del Puerto de Tornavacas, km 2´8 (WP 6). Casi de frente, ligeramente hacia la izquierda, con la Sierra de Solana al fondo, buscaremos una calle más estrecha entre paredes de piedra. Para dirigirnos a ella, bordearemos esta zona por la izquierda, ya que es donde hay menos agua. Cruzaremos un pequeño arroyo, y nos encontraremos con la calle. Es la única salida. Si girásemos a la derecha, iríamos por el cordel de nuevo a Barco de Ávila.
A los 200m de transitar por esta calle, en la que pasaremos por encima de una serie de empedrados, bajo los que discurren varias regaderas, en el km 3´6 (WP 7) a la derecha sale una pequeña calle que tomaremos. A partir de aquí y hasta encontrarnos con la carretera, nuestro recorrido coincide con el de un S.L. Esta callejuela va paralela a un vallado de piedra de un gran prado. Al llegar a la esquina, giraremos a la derecha, por una senda, que continua paralela al mismo prado hasta la siguiente esquina, en la que giraremos de nuevo a la derecha, en bajada. Continuamos por la senda sin posible pérdida, ya que es el único camino. En el km 3´9 (WP 8), salimos a la carretera, continuando hacia la derecha, en dirección al pueblo de La Canaleja. Atravesamos el pueblo, y en bajada nos dirigimos hacia un puente sobre el río Aravalle, por la carretera.


Nada más cruzar el puente, salimos de la carretera por la izquierda y en una corta, ancha y empinada calle, salimos a la carretera general. Cruzamos, continuando de frente, por una pista en buen estado, al lado de un pinar, hasta el final de éste, unos 200m más adelante, donde llegaremos a un cruce con otra pista, que tomaremos a la izquierda, (WP 9).


Continuamos, con el pinar a nuestra izquierda, en la misma dirección, hasta que se acaban los pinos. Un poco más adelante, nos encontramos con un camino que sube por la izquierda y gira para seguir entre vallas de piedra en el mismo sentido que traemos. Proseguimos por él, hasta el km 5´8, punto en el que se bifurca, a la derecha en ligera subida y a la izquierda, por donde giramos para desviarnos en ligera bajada y con el rumbo que traíamos.


El camino se ensancha y aclara, circulando en paralelo a la carretera general, hasta el km 6´9 (WP 10), punto en el que llegamos a un apeadero de autobús y giramos a la izquierda, cruzando la carretera para tomar una pista entre robles que al poco desciende, buscando la ribera del río. Este tramo nos lleva hasta la misma orilla del río y a un puente estrecho que lo cruza. Es un buen lugar para hacer una parada. Al fondo habremos visto la cascada que forma el salto de agua de la presa, que nunca se ha utilizado como tal, dando un aspecto más agreste al río. Es fácil ver en sus idas y venidas por el cauce del río, al martín pescador y al mirlo acuático, así como también a las lavanderas, (blanca y boyera), y si tenemos un poco de suerte, a la señorial garza real.


La empinada senda que continúa al otro lado del puente, de apenas 150m de longitud, nos deja en el pueblo de La Retuerta. Salimos a una calle de cemento que tomamos hacia la derecha, para salir del pueblo casi antes de entrar. A los pocos metros, la calle se convierte en una pista con buen firme, que nos llevará a cruzar la cola del embalse por otro puente, y poco después, de nuevo a la carretera general, en el km 8´1. Giramos a la izquierda, buscando un camino de doble rodada que discurre paralelo a la carretera. Continuamos hasta una vieja venta, que se ve unos 200m más adelante al otro lado de la carretera. Justo al llegar a su altura, veremos un cartel del G.R. 10 y una pista a la izquierda. Continuamos por la derecha, cruzando la carretera en dirección a una venta. Al otro lado (WP 11), enseguida vemos que continua la pista y que va girando a la izquierda, para tomar la misma dirección que traemos hace rato, y que no es otra que la del cauce del valle. En el km 9´4, la pista se cruza con la carretera que va al pueblo de Casas del Rey. Cruzamos y seguimos de frente buscando de nuevo la pista. En el km 10 sale otra pista que gira a la izquierda, en dirección a una gravera. Continuamos de frente, sin variar el sentido de la marcha. 1 km después llegamos a unas grandes plantaciones de frambuesa y la pista pasa a ser de gravilla. A la izquierda nos encontramos el cementerio y poco después, una mata de castaños centenarios, que merece la pena detenerse a contemplar, dado el grosor de sus troncos y el porte de sus copas.


En el km 11´5 (WP 12) llegamos a Santiago de Aravalle, saliendo a la carretera que lo atraviesa, continuando a la izquierda en ligera bajada. En la última casa de la izquierda, km 11’7 (WP 13), tomamos una calle que discurre entre prados y poco después entre árboles y con el suelo tapizado de hierba, que en una divertida bajada nos deja de nuevo en la carretera general, en el cruce del pueblo de Gil García, en el km 12’5.


Cruzamos y seguimos de frente, ya por la carretera, hasta el pueblo, en el que tomamos referencias al lado de la iglesia, en el km 14´1 (WP 14). Continuamos por la carretera, atravesando el pueblo, no sin antes visitarlo y disfrutar de las vistas sobre el valle desde su parte más elevada, así como de toda su estructura general y los elementos arquitectónicos que conserva, como cargaderos, balconadas, piedras de sillería, etc.
La carretera sale del pueblo en bajada, y en una curva de 90º a la izquierda, en un lugar conocido como el Hospital, en el que hay una casa a la derecha, en la misma curva, km 14´9, sale un camino, casi de frente, en dirección a Casas del Abad. 300m más adelante el camino gira a la derecha, llevándonos al pueblo, que ya vemos al fondo. Todo este camino coincide con un S.L.


Poco antes de llegar, nos encontraremos a la derecha del camino una fuente de fresca y rica agua. Poco después, tomamos una calle de cemento a la derecha, hasta salir a la carretera que cruza el pueblo, (WP 15). La tomamos casi de frente, ligeramente a la izquierda y en bajada, hasta la última casa de la derecha, km 15´9, en la que vemos una calle de cemento que al final de las casas se convierte en un camino de tierra. Es el antiguo camino que servía de vía de comunicación a personas, carros y ganados con el vecino pueblo de Umbrías. El camino continua bien demarcado entre prados con vallas empedradas. Esto no quita que la mayoría del año esté algo encharcado, ya que al estar un poco más bajo que los prados de la ladera derecha, canaliza parte de sus aguas.


Continuamos por este camino, y aproximadamente en el km 16,6 (WP 16), el firme del recorrido cambia drásticamente, pasando a estar constituido por grandes piedras, por las que es muy complicado circular, sobre todo en bicicleta. Justo a la derecha y en una pequeña subida, sale una senda muy definida que tomaremos. La senda gira hasta llevarnos en dirección contraria a la que traíamos, pasando debajo de un tendido eléctrico, a través de un llano con hierba y arbustos de escobas y pequeños arbolillos, repartidos de manera irregular. Cruzando este llano, la senda de nuevo se encaja entre vallados de piedra, en un tramo con vegetación más cerrada, dominada por robles, majuelos, arraclanes y zarzamoras. Poco después se ensancha y vemos un desvío a la izquierda (WP 17) que no tomamos, continuando hacia la derecha. En el km 17’3, llegamos al pueblo de Hustias, en el que podremos visitar el antiguo horno de pan, ahora restaurado. Tomamos la carretera a la izquierda, y 400m después, en el km 17´7 llegaremos a Umbrías de nuevo, final del recorrido.



Atención Si quiere que su establecimiento aparezca en esta sección, no dude en ponerse en contacto con nosotros

[Su publicidad aquí]